Noticias

19 de junio 2015

Discurso Gustavo Montalvo Bahía de las Águilas

Excelentísimo  Presidente  de  la  República,  Danilo Medina

Honorables  ministros,  directores  y  demás  funcionarios públicos,

Señores Invitados especiales,

Señoras y señores, 

Muchas gracias a todos por venir. Hoy es un día importante para  todos  los  dominicanos.  Pero  especialmente  para  los habitantes  de  las  provincias  de  Pedernales,  Bahoruco, Independencia,  Barahona  y  en  definitiva,  para  todo  el extremo sur de nuestro país. 

 Como  hemos  dicho  otras  veces,  y  como  hemos  venido demostrado durante casi tres años, este es un Gobierno que  está plenamente dedicado al progreso  de todos y cada uno de  los  dominicanos  y  dominicanas.  Y  de  todas  y  cada  una de nuestras 31 provincias. 

 Lo  cierto  es  que  el  Gobierno  tenía  una  deuda  con  el  sur.  Durante  demasiado  tiempo  le  ha  faltado  atención,  le  ha faltado inversión y consecuentemente han faltado el empleo  de calidad y las oportunidades para la gente. 

 Pero  eso  va  a  cambiar  radicalmente.  Como  dijo  el Presidente  Danilo  Medina  el  pasado  27  de  Febrero  "ha llegado la hora del Sur". 

 A  nadie  que  haya  visitado  Pedernales,  ya  sea  su  costa,  ya  sean  las  zonas  interiores  del  Parque  Nacional  Jaragua,  le puede quedar duda de que ésta es una de las regiones más hermosas del país. 

 Y es que, durante décadas, a cualquier visitante le saltaba a la  vista  el  enorme  potencial  que  esta  zona  podría  tener como atractivo turístico, si se administrase bien. 

 Y de eso se trata precisamente este Plan de Ordenamiento Turístico  que  hoy  presentamos.  De  administrar  bien, sostenible  y  responsablemente  uno  de  nuestros grandes  recursos  naturales.  Para  beneficio  de  los hombres y mujeres del Sur. 

 Ya han tenido ustedes ocasión de escuchar, en boca de los Ministerios  de  Turismo  y  Medio  Ambiente  cuales  son  las principales características técnicas de este proyecto. 

 Solo  quiero  recalcar  aquí  que,  en  la  elaboración  del  Plan, además  de  los  ministerios  de  Turismo  y  Medio  Ambiente, participaron  autoridades  provinciales  y  municipales,  líderes comunitarios,  vecinos  interesados  en  convertirse  en operadores  turísticos,  así  como  sectores  vinculados  a  la protección del medio ambiente, como el Grupo Jaragua y el Proyecto Araucaria.  

Y  es  que,  a  cualquier  comunidad  del  país  en  la  que  este Gobierno esté impulsando una  política de desarrollo, nunca llegamos  con  un  enfoque  asistencialista.  Sino  que buscamos  siempre  trabajar  de  la  mano  con  las organizaciones  y  líderes  de  cada  zona.  Apoyando  así  las iniciativas y prioridades de sus propios pobladores. 

En  este  caso,  una  de  las  preocupaciones  compartidas  por muchas  de  las  personas  y comunidades  consultadas  era que  había  que  ir  más  allá  del  turismo  de  sol  y  playa,  cuyos beneficios  se  concentran  obviamente  en  unas  pocas comunidades. 

 Por eso, este plan apuesta por complementar el atractivo de la  costa  con  el  turismo  de  naturaleza  y  el  turismo  de circuitos.  Así  los  visitantes  encontrarán  una  oferta  más diversa.  Con  montañas,  bosques,  lagos  como  el  Enriquillo, agunas como Oviedo y Cabral. 

 Podrán  pasar  del  clima  de  playa  al  de  montaña  en  apenas  25  minutos,  gracias  a  un  sistema  de  modernas  carreteras  que  llevarán  al  Parque  Nacional  Jaragua  o  al  Parque Nacional  Sierra  de  Bahoruco,  ofreciendo  la  opción  de conocer  las  cuatro  provincias  que  componen  la  región Enriquillo.

 Como  saben  al  Fideicomiso  Pedernales,  cuyo  patrimonio será  administrado  por  la  fiduciaria  Reservas  S.A,  se  le  ha encomendado  garantizar  continuidad  y  estabilidad  al proyecto por un mínimo de 30 años.

 Este fideicomiso, convocará procesos de selección públicos y transparentes, a los que optarán aquellos grupos privados interesados  en  el  fomento  de  un  desarrollo  turístico comercial y ecológicamente sostenible.

 Este es un nuevo ejemplo de lo que podemos conseguir con las alianzas público-privadas. Al  igual  que  en  el  caso  de  la  Ciudad  Juan  Bosch,  este proyecto se hará realidad en poco tiempo gracias al modelo del fideicomiso. 

 Esta  figura  permite  garantizar  la  gestión  transparente, eficiente y financieramente viable del proyecto. 

 El  Gobierno,  en  este  modelo  público-privado,  aporta  los terrenos  y  se  encargará,  además,  de  las  infraestructuras básicas  para  la  promoción  del  turismo  en  la  zona,  siempre con estricto respeto a la preservación de los ecosistemas.  

 Por  su  parte,  los  inversores  privados,  en  un  marco  de seguridad jurídica, podrán  realizar nuevas inversiones en la zona y consolidar las ya existentes. 

 A  las  infraestructuras  turísticas  que  están  proyectadas hemos de añadir también las que el Estado está en proceso de  recuperar,  como  un  hotel  localizado  en  Cabo  Rojo, Pedernales,  que  formará  parte  de  los  nuevos  circuitos turísticos. 

 También  se  readecuará  la  cercana  pista  de  aterrizaje,  para convertirla  en  un  aeropuerto  y  permitir  que  Pedernales  reciba aviones de mayor capacidad, tanto de carga como de pasajeros. 

 Tenemos  en  todo  caso,  el  compromiso  de  que  todas  estas actividades  turísticas  que  hoy  presentamos  se  desarrollen afectando el medio ambiente lo menos posible. 

 Evitaremos  así  que  el  éxito  de  un  sector  económico  sea  a costa  de  otros.  O  que  este  éxito  se  agote  en  una  sola generación. 

 Por el contrario, este proyecto habrá de proveer de trabajo e ingresos  a  miles  de  personas  durante  décadas.  Desde  el Gobierno vamos a  acompañarles para asegurar que así sea. 

 Y este acompañamiento va a comenzar muy pronto. Porque lo  primero  que  vamos  a  poner  en  marcha  es  un  plan  de fomento intensivo del empleo. 

 Porque aquí se va a producir un cambio profundo en el tipo de actividades económicas que van a sustentar a la región.

Por  eso  fomentaremos  la  asociatividad  y  el  empleo  para nuestra  gente.  Para  que  puedan  acceder  a  los  nuevos puestos de trabajo que generarán el turismo y los servicios. 

 Por  eso  vamos  a  poner  en  marcha  programas  de capacitación  y  formación,  cursos  de  inglés  y  acciones especialmente  dirigidas  a  los  micro,  pequeños  y  medianos empresarios  que  busquen  oportunidades  en  el  sector  del turismo. 

 Pueden  estar  seguros  de  que  ni  Pedernales,  ni  ninguna parte  del  Sur,  ni  ninguna  provincia  del  país,  va  a  quedarse fuera del tren del progreso dominicano. 

 ¡Desde luego que ha llegado la hora del sur¡

 Señoras y señores,

 Hay  algo  muy  importante  que  debemos  tener  en  cuenta.  Algo que diferencia radicalmente este proyecto de desarrollo de  otros  muchos  que  estamos  llevando  a  cabo  en  otros puntos del país. 

Me  refiero  a  que,  todos  estos  beneficios  que  van  a  llegar  a estas  cuatro provincias del Sur, todos estos empleos, estas inversiones, estas oportunidades, solo han sido posibles por un motivo. 

Y  ese  motivo  es  que,  aquí,  en  Bahía  de  las  Águilas,  ha funcionado el Estado de derecho.  

 Porque como todos sabemos, y como ha certificado el poder judicial, en Bahía de las Águilas se habían cometido graves irregularidades. 

 Eso  hizo  que  durante  años,  el  sur  viera  postergadas  sus esperanzas de desarrollo y de progreso.

 Por eso fue unánime el clamor de apoyo a la sentencia que, en agosto del año pasado, devolvía al pueblo dominicano lo que nunca debió quitársele. 

 Por  eso  mismo,  estamos  seguros  que,  el  próximo  22  de junio,  el  Tribunal  Superior  de  Tierras  dejará  en  firme  la sentencia  que  revocó  los  títulos  de  propiedad  de  Bahía  de las  Águilas  a  favor  de  particulares.  Y  que  rechazará  los recursos de apelación. 

 No  les  quepa  duda,  este  Gobierno,  con  Danilo  Medina  al frente,  se  ha  propuesto  impulsar  un  cambio  de  mentalidad que el país venía pidiendo desde hace décadas. 

 Un  cambio  de  mentalidad  que  se  resume  en  pasar  del imperio de la excepción al imperio de la  ley. Del estado de privilegio al estado de derecho.

Los  sectores  más  necesitados  deben  saber  que  el  Estado los protege tanto a ellos como a cualquier otro ciudadano.  

Nuestro  objetivo  es  que  todos  perciban  el  Estado  y  los servicios públicos como algo suyo. 

 Por  eso  es  que  la  transparencia  es  una  de  las  principales preocupaciones de este Gobierno. 

Por  eso  nos  hemos  asegurado  que  los  sorteos  de  obras,  y las  compras  y  contrataciones  públicas  son  adjudicados  sin privilegios. 

 Por  eso  estamos  incorporando  mecanismos  de  supervisión ciudadana en los procesos públicos, como las veedurías o el Observatorio Ciudadano.   

 Por  eso  estamos  haciendo  que  educación,  salud,  empleo  y seguridad  sean  cada  vez  más  un  derecho  para  todos  los dominicanos y dominicanas. 

 Amigas y amigos, 

 Antes  de  cerrar  estas  palabras,  quisiera  que  recordáramos un  momento  cómo  fue  que  comenzó  todo  este  proceso  de recuperación  de  Bahía  de  las  Águilas  para  el  pueblo dominicano.  

Todo  comenzó  cuando  Josefina  Lora  Iglesias,  Piky, entonces  Directora  del  Catastro  Nacional,  observa  unas irregularidades  en  los  títulos  de  propiedad  de  Bahía  de  las Águilas. 

Esta mujer  ya  se  había  destacado en la lucha activa contra un  golpe  de  Estado,  el  de  1963,  y  en  la  lucha  por  la restauración  del  Gobierno  democrático  del  Profesor  Juan Bosch  en  1965.  Y  se  enfrenta  en  1998,  con  la  misma valentía, a un abuso sobre el patrimonio nacional.

No se quedó callada. Y no buscó congraciarse con aquellos que  hubieran  podido  agradecer  económicamente  este silencio.

 Hay momentos en los que la dignidad de todo un pueblo se  muestra  en  un  pequeño  acto  individual.  Y  este  fue uno de esos momentos. 

Piky  Lora  eligió  el  que  entonces  era  el  camino  difícil  y denunció este intento de expolio. Su denuncia tardó casi dos décadas en prosperar y traducirse en una sentencia judicial que restituye a los dominicanos lo que es suyo. 

Ella  no  vivió  para  ver  el  desenlace,  pero  fue  una  victoria para  los  ideales  a  los  que  dedicó  su  vida.  Porque afortunadamente  su  hija  la  doctora  Laura  Acosta  mantuvo viva  la  antorcha  y  siguió  representando  los  intereses  del Estado dominicano en este litigio. 

 Por  eso,  Laura,  te  doy  las  gracias  en  nombre  del  pueblo dominicano. Y quiero que sepas que este Plan de Desarrollo del Sur que hoy  presentamos es  también un homenaje a la valentía de esa gran mujer que fue tu madre.

 Este  Plan  es  la  consecuencia  lógica  de  su  sentido  cívico. Porque parte del mismo compromiso: que los recursos de la República  Dominicana  pertenecen  a  todo  el  pueblo dominicano por igual.  

Muy  pronto  las  inversiones  del  Fideicomiso  Pedernales empezarán  a  crear  empleo,  desarrollo  y  oportunidades  en las  provincias  de  Pedernales,  Bahoruco,  Independencia  y

Barahona. 

No puede haber un ejemplo más claro de cómo, cuando  el Estado de Derecho funciona, los beneficios son reales y son para todos. 

Pueden estar seguros de que vamos a seguir adelante.  Vamos  a  seguir  trabajando,  aún  con  más  fuerza,  aún  con más  perseverancia.  Para  que  las  instituciones  funcionen bien y para todos.  

Porque  el  Presidente  Danilo  Medina  ha  tomado  la bandera  de la transparencia, la bandera de la justicia,  y la  ha  colocado  en  el  corazón  mismo  de  nuestra República. 

 Porque  esta  lucha  no  es  ya  la  de  una  persona  sola. Tampoco es ya solo la lucha de un Gobierno. Esta es hoy la lucha de todo un pueblo. 

Porque  trabajando  juntos,  gobierno  y  sociedad,  estamos construyendo el país que queremos y merecemos. Un Estado de Derecho, donde la ley vale tanto para el débil como para el fuerte. 

Un Estado de justicia y solidaridad. Con un pueblo cada vez más educado, más sano y con más oportunidades. 

Una  República  Dominicana  con  más  desarrollo  en  el  norte, en la capital, en el este, en la frontera y hoy, más que nunca, ¡en el Sur!

¡Muchas gracias!