Noticias

24 de julio 2020

Empoderar a las empresas propiedad de mujeres en la República Dominicana

La República Dominicana ha mostrado un enfoque pionero para incluir a las mujeres en la contratación pública.

 

Resumen

 

    Alentar a las empresas propiedad de mujeres requiere un enfoque específico

    El éxito se puede lograr combinando cuotas con eventos y talleres

    Los datos de buena calidad son esenciales para monitorear la inclusión de género

 

El Problema

 

Una vez conocida principalmente por sus playas y guineos, la República Dominicana ahora tiene la economía más grande en el Caribe y América Central. Sin embargo, hasta hace poco las mujeres no compartían los frutos de su éxito.

 

A principios de la década de 2000, el gasto gubernamental en adquisiciones, una herramienta importante para promover la igualdad de género, se destinó casi exclusivamente a los hombres.

 

Para las mujeres empresarias, que a menudo manejan pequeñas empresas familiares, la contratación pública se consideraba un mercado excluyente, fuera del alcance y no valía la pena el esfuerzo necesario para ganar un contrato.

 

"Ninguna economía puede desarrollar todo su potencial, a menos que mujeres y hombres participen plenamente." Kristina Georgieva, Directora del Fondo Monetario Internacional

 

El enfoque

 

En 2012, la Dra. Yokasta Guzmán se convirtió en la primera mujer directora de compras públicas de la República Dominicana.

 

Su oficina, la DGCP, comenzó a lanzar una serie de iniciativas dirigidas a empresas propiedad de mujeres. Estos incluyen:

 

    Alentar a las mujeres a registrarse como proveedoras en la base de datos del gobierno     Hacer operativo el objetivo del 5% de todos los contratos del gobierno para ir exclusivamente a empresas propiedad de mujeres     Organizar eventos y talleres de capacitación para familiarizar a las mujeres con la contratación pública electrónica.

 

Para crear conciencia, se realizaron «ruedas de negocios» en todo el país. En estos eventos, los funcionarios pudieron identificar dónde estaban ubicadas las empresas propiedad de mujeres y conocer a las mujeres cara a cara para explicarles las oportunidades.

 

Los eventos de seguimiento incluyeron capacitación sobre cómo utilizar el sistema de contratación electrónica del gobierno y talleres sobre técnicas de entrevista y presentaciones.

 

Para asegurar a las mujeres proveedoras que el sistema para la asignación de obras no fuera manipulado a favor de los hombres, se introdujo un sistema de sorteos. Cualquier empresa que cumpliera con los criterios de selección se ingresó en una «tómbola» con el (la) ganador(a) dado (a) a conocer en el instante y con presencia de público.

 

Las estadísticas sobre inclusión de género se publicaron en línea utilizando cuadros y mapas claros, en lugar de ser enterrados en informes gubernamentales u hojas de cálculo.

Ver mas